Política y Arquitectura

La arquitectura es uno de los instrumentos  más poderosos que existen a la hora de hacer perdurar el recuerdo de un personaje político o de una sociedad en el devenir de los años. La arquitectura ha quedado numerosas veces como único testigo tanto del esplendor de grandes civilizaciones, como del esperpento de épocas menos gloriosas.  Los egipcios con las pirámides, los griegos y romanos con sus templos, el clero con sus catedrales o reyes y emperadores con sus castillos y palacios son algunos ejemplos claros de ello. Hagamos un pequeño viaje en el tiempo para encontrar alguna referencia:

Piràmide de Saqqara, Egipto.

Hacia el año 2650 a.C., el arquitecto egipcio Imhotep pasó a la historia como el encargado de hacer la pirámide escalonada de Saqqara por orden del rey Dyeseer.
Entre los años 50 y 15 a.C. el soldado, ingeniero y arquitecto romano Vitruvio encontró su hueco entre los arquitectos mas recordados por ser el autor del compendio de arquitectura e ingeniería más antiguo que se conserva, “De architectura”.

El arquitecto estadounidense Frederick Law Olmsted  es conocido como el encargado de crear una identidad para los muy jóvenes aun Estados Unidos de América a mediados y finales del siglo XIX. Olmsted se apoyó en un diseño neoclásico para realizar uno de los edificios más emblemáticos de la capital, el Capitolio de Washington. También fue el encargado de diseñar uno de los parques más conocidos a nivel mundial, el Central Park de Manhattan.  

Edificio del Capitolio en Washington. Olmsted.

En los años 20 y 30 del siglo pasado, el por entonces muy joven arquitecto alemán Albert Speer  impresionó al Führer  con sus diseños de edificios masivos y pesados  en piedra. De esta manera Hitler le encargó crear una nueva identidad que reflejara  la Alemania nazi.

En Italia, el arquitecto Giuseppe Terragni, fundador del partido fascista Gruppo7, diseñó “La casa del fascio” durante los años 1932 y 1936 en la época de Mussolini. Una arquitectura novedosa y racional que quería romper con los movimientos neoclásicos y neobarrocos.

Casa del Fascio. Giuseppe Terragni

No hace falta irse muy lejos en el tiempo para ver cómo la arquitectura es utilizada para dar a conocer la nueva imagen de un país. En los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008, China presentó al mundo su ingreso en el siglo XXI  a través de edificios emblemáticos como el estadio de futbol de Beijing de los arquitectos suizos Herzog y De Meuron o como el edificio de la piscina olímpica obra de PTW y Ove Arup.
Podríamos seguir  encontrando infinidad más de ejemplos como la ciudad de Brasilia de Niemeyer, o el diseño de Chandigarh de Le Corbusier.
La primera conclusión que podemos sacar, es que la relación entre arquitectura y la política tiene dos vertientes. Una primera en la que la arquitectura se utiliza como herramienta de propaganda política, y una segunda en la que la arquitectura se beneficia de una apuesta política para conseguir una repercusión mayor en los medios.

Estadio olimpico de futbol, Beijing. Herzog y De Meuron.
La arquitectura es unas de las primeras armas que los políticos utilizan para ganarse al pueblo y sus votos. Esto no tiene inconvenientes siempre y cuando los esfuerzos se encaminen a solventar problemas existentes, contribuyendo a mejorar la vida de los ciudadanos. El problema radica en que hay muchas ocasiones en que no es así y los arquitectos contribuyen al derroche de dinero de las arcas públicas en proyectos de dudoso interés o necesidad.

Podríamos decir que los arquitectos no somos culpables, ya que nosotros también tenemos que ganarnos el pan y no hacemos más que aceptar encargos... Pero la realidad es que muchas veces se podría hacer más para no contribuir a la especulación y a la demagogia. Cuando un arquitecto se politiza, su honorabilidad queda en riesgo. Y hoy en día, uno de los pocos recursos con que los arquitectos podemos jugar, es nuestro honor.
Siempre he pensado que la medicina y la arquitectura son las dos materias más filantrópicas que existen. La arquitectura es algo que debe trascender a la política, y su objetivo es mejorar la calidad de las personas. Hagamos arquitectura para todos. Hagamos arquitectura para el público.






2 comentarios :

  1. I’m really glad I have found this information. Nowadays bloggers publish just about gossips and web and this is really frustrating. A good blog with exciting content, that is what I need. Thank you for keeping this site, I will be visiting it. Do you do newsletters? Can’t find it.

    ResponderEliminar
  2. Dear reader:

    I am the one who is very glad that there are people who find interesting my blog. I will update it this week in order to have a newsletter. Hope to see you again soon here. I look forward for your comments on the coming posts.

    ResponderEliminar

 
Arquitectura para el Público © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger