Sexo y Arquitectura




SEXO : Y ahora que he logrado captar su atención, les pido que continúen leyendo.

Siento defraudarles si pensaban que el próximo articulo iba a tratar acerca de la sinuosidad de las curvas en los edificios de Niemeyer y su comparación con el cuerpo femenino, o de la más que evidente inspiración formal fálica de la torre Agbar de Barcelona de Jean Nouvel.  No, el titulo del post no es más que una argucia inspirada del “gran profesional” del marketing y la publicidad Homer Simpson. 

Que Homer es un persona de una capacidad creativa infinita no lo digo yo solamente, les recomiendo leer el libro “La empresa según Homer Simpson” de Fernando Montero y Rafael Galàn. Bajo este título un tanto naif se esconde un libro divertido y didáctico que habla sobre el mundo empresarial con un lenguaje muy común, utilizando referencias y comparaciones de capítulos de Los Simpson. 

Homer entiende que si su hijo Bart quiere llegar a ser delegado de la clase desbancando al empollón Martin, debe lograr que su campaña sea atendida por el mayor número de compañeros posibles. Mayor número de escuchantes significa mayor número de votantes potenciales. 

Malacostumbrados a los años de bonanza en los que había proyectos por doquier, los arquitectos nos habituamos a no buscar clientes, ya que ellos solían venir directamente a nosotros.  Ahora las cosas han cambiado drásticamente y los arquitectos debemos tener un papel totalmente activo en la captación de clientes. Al igual que en las elecciones a delegado de Bart, una mayor y mejor difusión de nuestro trabajo ayuda a llegar a más clientes potenciales. 

Siempre ha sido fundamental en cualquier profesión darse a conocer a los demás en aras de captar nuevos clientes u oportunidades. La comunicación es fundamental. Los grandes líderes de la historia eran muy conscientes del papel primordial que ocupa la popularidad  para poder alcanzar los objetivos marcados. Durante el Imperio romano por ejemplo, en la época de la dictadura de Sila, el dictador empalaba las cabezas de sus víctimas para infundir temor en los ciudadanos impidiendo su sublevación.

Muchos siglos más tarde, durante las guerras de Lombardía, un joven Napoleón se estrenó como comandante y se hizo un experto  en la manipulación de los periódicos para ensalzar y edulcorar sus hazañas, haciéndolas mucho más relevantes de lo que realmente eran. De esta manera, a su regreso a París, Napoleón fue ya recibido como un auténtico héroe por parte de los parisinos. 

Un ejemplo clarísimo más actual es el acontecido durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 2009. El esfuerzo de promoción de Barack Obama fue enorme, trascendiendo las fronteras de Norte América y llegando a todo el globo. Esta influencia fue crucial para que el actual ocupante de la Casa Blanca ganara las elecciones.

En uno de mis primeros artículos en el blog, hablaba sobre lo extraordinariamente buenos relaciones públicas que eran los arquitectos de la primera mitad del siglo XX.  Era algo cotidiano ver a los mejores arquitectos del momento en concursos o magazines de la época dándose a conocer al público no especializado en arquitectura, ya que también eran clientes potenciales. Le Corbusier, Richard Neutra o Frank Lloyd Wright eran muy conscientes de ello.

Muy comentadas por los ciudadanos eran las siempre polémicas declaraciones de Le Corbusier cada vez que aparecía en un programa de televisión o en una entrevista de la prensa escrita. 


En el video adjunto, Le Corbusier sostiene que es necesario que el centro de Paris sea destruido en parte, para volver a rehacer la ciudad. Exactamente comenta la necesidad de destruir los edificios en torno a la puerta de Saint Martin para poder hacer su ”Villa Radial”. Propone construir cuatro bloques de 200 metros de altura, ocupando tan solo un 5% de la superficie, dejando el resto para zonas verdes. Estoy seguro que Le Corbusier conocía de la imposibilidad de poder realizar sus planes, sin embargo, ¿qué mejor manera de dar a conocer sus ideas por el público? Si buceamos un poco por internet, rápidamente encontraremos màs entrevistas en programas televisivos de la época como esta mesa de debate con Richard Neutra en la televisión austriaca que se muestra en el video siguiente.





No era tampoco nada extraño ver que los arquitectos ocupasen las portadas de las revistas más conocidas de la época, como la de TIME.

En España tenemos un ejemplo muy claro con el estudio A-cero. Joaquín Torres era una persona totalmente desconocida hace unos pocos años tanto para los arquitectos, como para el público en general. Conforme ha ido aumentando la popularidad de su estudio, la facturación de su oficina ha ido creciendo en consonancia año tras año, mientras el 50% de los estudios en España echaban la llave o veían su plantilla reducida al mínimo.

Puede que la arquitectura de Joaquín Torres pueda ser más o menos cuestionada por muchos profesionales, pero sin duda ha dado toda una lección de inteligencia al conjunto de arquitectos sobre cómo utilizar la popularidad en beneficio de la mayor difusión de su arquitectura. 


Por suerte en el presente no hace falta cortar cabezas para que nos hagamos escuchar y nos respeten, ya que vivimos en la época de la información y las redes sociales. Hoy en día tenemos infinidad de herramientas para darnos a conocer y hacernos oír, y no todas implican aparecer en programas de sociedad o cotilleo. Cada uno que elija el medio de difusión en el que se sienta más a gusto. Si queremos ser escuchados debemos integrarnos en la cultura popular, y dejar de causar la impresión de tener una posición elevada y aislada sobre los demás. No es nada nuevo, siempre ha pasado, y no se nos deben caer los anillos ni pensar que perdemos la profesionalidad, al contrario. 

Uno de los entrenadores de baloncesto que tenía de pequeño siempre nos decía que no podíamos esperar a que el balón llegase a nosotros en los pases. Debíamos ir a por él antes de que el adversario se pusiera en medio y nos lo robara. Apliquémonos todos el cuento y vayamos a por el balón.



0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Arquitectura para el Público © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger