25.000 (visitas) y Arquitectura



Hace más o menos un año escribía el post “10.000 y Arquitectura” para celebrar el primer aniversario del blog y las primeras 10.000 visitas. En aquella ocasión escribía acerca de  mis inicios en esta carrera tan sacrificada y apasionante como es la Arquitectura. Los años de estudiante y mis primeros años de trabajo en Madrid y en París dieron para dos artículos que pueden leer en los siguientes enlaces:



12 meses después y a las puertas del segundo aniversario del blog, Arquitectura Para el Público alcanza casi las 25.000 visitas y mi cuenta de Twitter tiene 469 seguidores. Puede que no tenga las miles de visitas al mes de edgargonzalez.com, ni los miles de seguidores en Twitter de Joaquín Torres, ni que me inviten a las conferencias del los blogueros “top” del año, pero me siento muy orgulloso de lo logrado hasta hoy a través de este espacio.

Lo increíble de esta herramienta es que tan sólo necesitas tus ideas, una conexión a Internet y un ordenador, para poder ser escuchado a nivel global. La sensación de ser realmente seguido y leído es maravillosa porque la gente que te deja un comentario o comparte un artículo tuyo son personas que están genuinamente interesadas en lo que escribes. Nadie les paga para compartir tus pensamientos y no te siguen porque estés de moda, ya que eres un auténtico desconocido. Las personas, el público, te leen porque están interesadas, y ese sentimiento para el autor de estas líneas, es maravilloso.

Cuando escribí “10.000 y Arquitectura” me encontraba de nuevo en una época de tremendos cambios. Después de tres años en Francia me trasladaba a vivir a Londres. Atrás dejaba el estudio Atelier 9.81 de Lille donde había pasado dos años trabajando como Jefe de Proyecto.

Las ganas de seguir aprendiendo y la motivación de un nuevo desafío me impulsaron una vez más a la aventura. Sospechaba que no iba a ser fácil, nunca lo es, pero los sueños se alcanzan persiguiéndolos y para ello es necesario moverse. Estoy de acuerdo en que la suerte no existe, hay que buscarla y trabajarla. Las “casualidades” son en la mayoría de los casos el fruto de mucho esfuerzo detrás.

Llegaba a Londres con la maleta llena de ilusiones, con ganas de aprender, con ganas de disfrutar y porqué no, con ganas de triunfar. La oportunidad me la brindó unos de los mejores estudios de arquitectura británicos, Stanton Williams, que aunque poco conocido fuera de las islas, ya han ganado varios premios, incluido el premio Stirling.

Todo el que cambia sacrifica algo. Yo en este caso, aunque gané en ciudad y en notoriedad del estudio, sacrifiqué mi puesto como Jefe de Proyecto. Fue un riesgo en muchos aspectos. Dejaba un proyecto excitante (la Facultad de Bellas Artes de Cambrai) que consideraba como mi bebé porque lo había llevado desde el concurso hasta el inicio de la obra. Dejaba un estudio donde había estado muy bien durante dos años y en el que tenía la confianza plena de mis jefes. Dejaba el conocimiento de cómo se ejerce la profesión en Francia con sus normativas y trámites. Dejaba un idioma en el que después de tres años me defendía mejor que con el inglés. Dejaba todo eso para irnos de nuevo a la aventura. Permítanme que hable en plural, ya que es inevitable que tenga en cuenta a la persona que desde que estudiaba en la universidad y hasta ahora, me ha apoyado siempre y sin la que nada de esto hubiese sido posible, mi mujer. Sin su aliento, ánimo y comprensión, difícilmente hubiese llegado tan lejos en el camino en estos últimos años. Cambiar no es fácil para el que lo hace, pero menos aún para el acompañante. Gracias cariño.

Los seis meses que trabajé en Stanton Williams fueron una gran experiencia en muchos sentidos. Primero, para saber hacia donde quería orientar mi carrera. Segundo, para trabajar en proyectos de repercusión internacional. Tercero, para compararme con arquitectos de primer nivel y, por último, para saber lo que es trabajar en una gran empresa, con todo lo que ello conlleva.


Aunque mi idea era triunfar en aquel estudio, el caso es que a los 6 meses me encontré sin trabajo. Fui con un contrato de seis meses de prueba, algo muy normal en los contratos británicos, pero no me renovaron al haberse terminado el proyecto para el que me habían contratado: la extensión y renovación del Museo de Arte de Nantes.  Me dieron las gracias y salí por la puerta con la cabeza alta, pero para que nos vamos a engañar, tocado anímicamente. No era cómo había imaginado que iban a salir las cosas. ¿Alguna vez lo es? Había arriesgado mucho para ir allí y no había salido bien, al menos eso pensaba.

No puedo decir que Stanton Williams fuera un fracaso, quizás una desilusión, pero lo que sí sé es que fue una enorme oportunidad.

Para quien no lo sepa, Londres es una de las ciudades más caras del mundo para vivir. Los alquileres son desorbitados, incluso más que en Manhattan. Así que vivir en Londres y no trabajar es tarea imposible. Por supuesto que siempre hay oportunidad de trabajar como camarero o dependiente en una tienda, pero si hacia eso, ¿para que habría servido venir a Londres? En esos momentos te empiezas a replantear todo ¿había cometido una locura dejando un estudio en el que estaba bien y con un contrato indefinido para empezar de cero en otro país? ¿Quién iba a cogerme sin apenas experiencia trabajando en Reino Unido?

La oportunidad de trabajar en Stanton Williams surgió porque estaban trabajando en un proyecto en Francia y necesitaban arquitectos con experiencia allí. Si buscaba trabajo en Londres, con toda la competencia que hay, partía con desventaja debido a mi poca experiencia en Reino Unido. Siempre estaba la posibilidad de volver a Francia, pero la verdad que no me seducía nada la idea. ¿Volver a España? Una locura.

Decidí intentarlo con todas mis fuerzas en Londres, poniéndome cuatro meses como límite para encontrar un trabajo que cumpliera con todos mis requisitos. A saber:

-       -    Estudio internacional con proyectos de calidad.
-       -    Posibilidad de trabajar en un proyecto desde el principio, pasando por todas las fases.
-       -    Preferentemente trabajar en viviendas.
-       -    Preferiblemente viviendas de lujo.
-       -   Ser Jefe de Proyecto.

No era una lista fácil, quizás estaba poniendo el listón muy alto, pero una de las cosas más importantes que aprendí en Stanton Williams es que sabía hacia donde quería orientar mi carrera. Algo que tenía muy claro es que no quería simplemente formar parte de un equipo, quería dirigirlo. Tanto en España como en Francia había trabajado como Jefe de Proyecto dirigiendo equipos y teniendo el contacto con el cliente. Me gustaba y creo que se me da bien. Sabía que en Londres iba a ser complicado adquirir responsabilidad al principio porque ésta se suele dar después de pasar varios años trabajando y asimilando la metodología del estudio.

Tenía claro que no iba a mandar mi currículum a cualquier lado a la desesperada. Mi amarga experiencia en París me enseñó a desconfiar de ello a menos que se quiera una experiencia- trámite. Yo buscaba poder afianzarme en algún estudio.

Mandé sólo seis currículos. Durante el primer mes no supe nada. Después las negativas se fueron sucediendo hasta que en un periodo de dos semanas, como siempre pasa, me llamaron para tres entrevistas.
Mi fecha límite de estar en Londres se agotaba, tan sólo quedaban un par de meses. Estuve tentado a decir en las entrevistas que trabajaría de cualquier cosa en cualquier tipo de proyecto, pero quise ser fiel a mí mismo y en las tres entrevistas dejé clara mi postura. Buscaba responsabilidad siendo jefe de equipo y sólo aceptaría ese tipo de puesto. 

En una de las entrevistas me preguntaron si conocía la normativa inglesa, teniéndoles que decir que no mucho, pero igualmente les dije que ello no me preocupaba porque en la Francia me había encontrado con la misma situación y salí adelante. Algo que he aprendido en estos años trabajando en España, Francia e Inglaterra, es que si eres un buen profesional se puede trabajar en cualquier país. Vigas, columnas, zapatas, asilamientos, paredes, escaleras y ascensores se hacen en todos lados por igual. Eso sí, hay que controlar el idioma.

Después de las entrevistas llegó la espera.

A la semana llegó por e-mail una negativa y mi sorpresa fue doble. Primero porque salí de la entrevista con la sensación de que les había gustado mucho y segundo porque el motivo había sido el siguiente:

 Your interview skills were impeccable. It is merely a case of you being (I think) over qualified for the position.”

 Es decir:

Te desenvolviste muy bien en la entrevista. Es meramente un caso de que estás sobre cualificado (creo) para el puesto.

El puesto en cuestión era para ser Jefe de Proyectos de hoteles en un pequeño estudio. Entiendan mi gran desconcierto. Este es el tipo de cosas del que siempre escuchas hablar, pero nunca piensas que son verdad, pero sí, ¡puedo asegurarles que esto puede pasar!

Las semanas transcurrían, mis nervios afloraban y yo estaba especialmente ilusionado con una de las dos oficinas de las que estaba esperando una respuesta. Finalmente me llamarón de la opción que menos me interesaba. Se trataba de una pequeña constructora que hace reformas en el centro de Londres. Estaban en crecimiento y buscaban un arquitecto para darles más caché y llevarles los proyectos. Aparentemente habían seleccionado para entrevistar a 10 personas entre 150 currículos.

Durante la entrevista, y a pesar de que ya necesitaba encontrar un trabajo si no me quería ver de vuelta en España, fui muy sincero y le dije al dueño de la empresa que más que ser su asalariado, yo le proponía ser socio, buscar clientes conjuntamente y venderles el paquete completo de arquitecto + constructor. La verdad es que sólo me hubiese apetecido trabajar allí bajo esa condición, ya que era una oficina muy pequeña con proyectos de pequeña escala, sobre todo de rehabilitación. El hombre se quedó un poco desconcertado, aunque no me dijo que no.

Hacia el final de la entrevista, mi entrevistador me preguntó en qué restaurante estaba de camarero. Yo le respondí que no trabajaba en ningún restaurante, que de momento estaba trabajando como autónomo con un par de encarguillos, uno de ellos en el centro de Londres (este “encarguillo” dará juego para hablar en otro post sobre él).  Mi entrevistador, un poco azorado, me respondió que se había equivocado mirando el currículo del siguiente candidato, que también era español.

Saliendo de la oficina me encontré con el siguiente candidato español, que tendría cerca de 50 años. Me dio mucha pena la verdad pensar cuántos arquitectos nos hemos ido fuera y cuántos de ellos estarían trabajando como camareros o dependientes. ¿No estaría tentando demasiado mi suerte? ¿Estaba exigiendo demasiado?
Pasaban las semanas y pensaba que no me llamarían, pero finalmente un día recibí un e-mail diciéndome que estaba entre los tres finalistas y que en los próximos días tomarían la decisión final.

Estaba en un aprieto. Necesitaba trabajar, pero este sitio no me emocionaba. El que realmente sí lo hacía era del que no tenía noticias. Pero al mismo tiempo no podía permitirme el lujo de rechazar un trabajo si me lo ofrecían.  Así que cogí el teléfono y llamé al estudio del que no tenía aún noticias para ver qué sucedía conmigo. Ya les había llamado un par de veces durante las últimas semanas, pero siempre me decían que estaban entrevistando a varias personas para el mismo puesto y aún no habían tomado una decisión. Intenté meterles presión diciendo que probablemente tenía otra oferta en firme de otra oficina, pero donde quería trabajar era allí. Necesitaba una respuesta ya.

A los pocos días me llamaron de nuevo de la oficina que me ilusionaba… Me pedían una segunda entrevista. No había nada ganado, pero era un gran paso. Una nueva oportunidad para intentar demostrar lo que valía.
La verdad es que este estudio cumplía todo mis requisitos. Tenían dos oficinas en Londres y una en Hong Kong. Estaban especializados en grandes desarrollos residenciales de lujo y hoteles. Más de 120 personas en plantilla…

En la primera entrevista que tuve con ellos me dijeron que tenían varios proyectos residenciales entre manos y yo les dejé claro que buscaba responsabilidad.

La segunda entrevista me la hicieron dos personas diferentes a las de la primera,  y me explicaron que el proyecto para el que estaban buscando un Arquitecto “Senior”, era un desarrollo residencial en el centro de Londres, en Earl´s Court.

Yo me muevo mucho por feeling y la verdad es que salí con muy buena impresión de las dos entrevistas. Los nervios después de la segunda fueron terribles durante los tres días que siguieron a su llamada… La llamada en la que me ofrecían el puesto como Jefe de Proyecto de una de las fases de Earl’s Court, el desarrollo urbano más importante que hay en Londres en este momento junto con la central de Battersea. 


Llevo cuatro meses en Paul Davis + Partners y no podría estar más feliz. Mis expectativas se han cumplido con creces. De nuevo sólo se entiende el pasado cuando se mira hacia atrás y se ve cómo han ido conectándose los puntos. Sin haber ganado aquellos concursos en la universidad en los que participé en mi año de repetidor de proyectos, nunca habría conseguido el trabajo en uno de los mejores estudios de París. Sin haber sido Jefe de Proyecto bien joven en Madrid y sin haber trabajado en aquel estudio de París, nunca me habrían ofrecido ser Jefe de Proyecto en Lille. Sin la experiencia acumulada en Francia, nunca habría conseguido trabajo en uno de los mejores estudios de Londres. Y sin toda esta experiencia junta unida a mi cabezonería, nunca habría podido tener el trabajo que ansiaba desde mi época de estudiante.  

Siempre digo que me encantan las biografías de gente que se supera en la vida. Yo intento hacerlo e intento transmitirlo. Nadie dijo que el camino fuese fácil, pero el camino hay que andarlo por uno mismo, no hay atajos,  nadie te puede llevar de la mano. Los regalos no existen, sólo el esfuerzo y la honestidad. Honestidad con los demás, pero sobre todo, con uno mismo.

Me  gustaría dedicar este post a todas aquellas personas que siguen mi blog, a los que comentan mis artículos, a los que comparten mis ideas.  Gracias a todos ellos. Y sobre todo gracias a mi mujer Lorena. Gracias por ser mi más fiel seguidora.

Nos vemos en el siguiente post.


PD/ Nunca llegué a saber si me hubiesen cogido en la pequeña constructora. Desestimé su posible oferta antes de saber el resultado final.  


6 comentarios :

  1. Enhorabuena Carlos, por tu franqueza y por tu firmeza, no es fácil mantenerse en el sitio cuando las cosas se complican.
    Un abrazo,

    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva! Hay que luchar todos los días! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Carlos, enhorabuena por el post. También soy arquitecto y me he sentido bastante identificada. Es muy importante tener afán de superación y que si las cosas no salen como uno esperaba no hay que venirse abajo, estoy segura que es porque lo mejor está por llegar.
    Un saludo,
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Carmen, gracias por querer dejar un comentario. Lo mejor está siempre aún por llegar, ¡esa es la actitud! Te deseo mucha suerte en tu carrera.

      Saludos desde Londres.

      Eliminar
  3. Hola Arq. Carlos debo reconocer que me he leído las 3 partes recién hoy y he cogido mucho animo al leer tus experiencias, pase por una situación parecida un profesor me hizo perder un año sin justificación alguna y tuve que desplazarme a otra ciudad para repetir la materia estando ahí se me presento la oportunidad de participar en un concurso de giro urbanista y resulte ganador, hoy en día estoy por terminar y tenia muchas dudas sobre lo que me esperaba en un futuro, mi meta siempre a sido ir a otro país pero lastimosamente a pesar de que me he preparado mucho en el idioma ingles no cuento con los recursos económicos para viajar y sostenerme de inicio, al leer tu blog he tomado la motivación que me hacia falta, gracias por compartir tus experiencias y felicidades por tus logros, que siga el éxito.

    ResponderEliminar
  4. Gente con experiencia en Europa tiene mas posibilidades en Londres , seguro que Si...Pero crees que Londres sea Una ciudad con buena calidad de vida?

    ResponderEliminar

 
Arquitectura para el Público © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger