Arquitecto y Arquitectura



El título del artículo parece de Perogrullo, ¿verdad? Sin embargo, algo que parece tan obvio como que el Arquitecto es el que hace la Arquitectura, parece estar hoy en día en entredicho.

Hace un par de años escuché una conferencia de Alejandro Zaera en la que declaraba su preocupación por el futuro de la Arquitectura. ¿Qué Arquitecto no lo está? Él sostenía en dicha conferencia que la infinita especialización de todo lo que la Arquitectura engloba, estaba llevando a los Arquitectos en convertirse en meros proyectistas de fachadas, de cascarones. En aquel momento yo me decía que eso era un poco exagerado, el tiempo me ha enseñado que no lo era.

En primera persona estoy viviendo la experiencia de hacer un proyecto de gran envergadura para un promotor privado. En él, todas las áreas del proyecto están absolutamente especializadas. El equipo cuenta con:

- Ingeniería de estructuras
- Ingeniería de instalaciones
- Ingeniería de incendios
- Ingeniería acústica
- Ingeniería de iluminación
- Paisajista
- Consultor de accesibilidad
- Economista de la construcción
- Diseñador de interiores
- Especialista en infografías
- Maquetista

Y bien, ¿dónde queda la figura del arquitecto en todo esto?



Al contrario de lo que pueda parecer la figura del Arquitecto es primordial y esto convierte el proyecto en algo fascinante y un desafío. Las reuniones semanales de equipo de diseño cuentan con una media de 10-12 personas. Este número podría ser normal y pequeño en una reunión de obra, pero en no en una reunión de diseño.

Hasta ahora se entendía que el diseño era un área exclusiva del Arquitecto y de nadie más, ni siquiera del cliente. Esto está cambiando. El diseño se realiza en conjunto con especialistas que saben por lo general mucho más que tú y el cliente atiende a todas las reuniones. Nada se puede esconder. Esto obliga a estar muy bien formado e informado, no valen medias tintas. El rol del Arquitecto se convierte en algo que va más allá del diseño, se convierte en un gestor de equipo, en un Project Manager.

Prácticamente todos los que hemos estudiado Arquitectura lo hemos hecho porque estábamos interesados en el diseño. No creo que este concepto se haya perdido hoy en día, pero si es verdad que la carga más grande de diseño se va concentrando cada vez más en los primeros meses de trabajo del proyecto. Los tiempos son cada vez más cortos y los clientes demandan más velocidad entre la fase de creación y el proyecto final de ejecución, exigiendo una precisión absoluta sin ningún tipo de errores. El tiempo es dinero. Es por esta razón que todas las diferentes áreas que un proyecto engloba se especializan hasta tal punto que el Arquitecto se convierte en un coordinador de equipo.

A mí esta situación me recuerda al rol de un director de cine. De esto ya he hablado en un post anterior, "Cine y Arquitectura", que invito a revisitar. El director tiene el conocimiento suficiente para poder coordinador al resto de especialistas (técnicos de sonido, técnicos de fotografía, etc...), sin embargo es la persona que tiene más responsabilidad, ya que tiene la visión global del proyecto y su deber es que todo el equipo reme en la misma dirección. Nadie va a ver una película por su director de sonido o fotografía, la mayoría lo hace por los actores (¿materiales?) o por el director de la película (Arquitecto).



A pesar de lo que se pueda pensar, creo que nunca el Arquitecto ha tenido tanta responsabilidad y ha tenido que estar tan preparado técnicamente como hoy en día.

Con el panorama laboral actual, muchos son los que deciden cursar un máster al licenciarse o al estar "entre dos trabajos". Muchos tienden a realizar un máster de diseño, urbanismo o interiorismo. Desde mi experiencia, yo recomendaría que se sopesara hacer un buen máster en Project Managment o un MBA.

Lo cierto es que la capacidad creativa de diseñar se tiene o no se tiene. Es como intentar convencer sobre la existencia de Jesús, o se cree en Él o no se cree; pero abrir un debate en torno a su existencia es absolutamente inútil.

La escuela ya da suficientes herramientas para que podamos desarrollar nuestra faceta creativa, sin embargo, no estamos en absoluto preparados para la gestión de empresas, ni de personas, siendo el agua y pan de la profesión de Arquitecto hoy. Y es más, por muy buen diseñador y creador de espacios que se sea, si no se sabe gestionar equipos, lo más seguro es que el diseño o bien nunca llegue a construirse, o si se hace, no se parezca en nada a lo que se tenía pensado.

"La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios." Stephen Hawking





3 comentarios :

  1. Además de un MBA, yo añadiría estudios en psicología. Sobre todo si se trata de un proyecto más pequeño en el que tienes que estar muy en contacto con el promotor (lo que hace super enriquecedora esta profesión, al menos en mi opinión). Interesante post Carlos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos,
    Muy oportuno el post, en mi opinión, debemos pensar en qué podemos desarrollar nuestras habilidades los arquitectos, cómo podemos desarrollar nuestra profesión y formación y en qué deberíamos reforzarnos, y según yo lo veo la mayor carencia la tenemos, al terminar la carrera en gestión empresarial.
    Si nuestra formación diese la importancia que merece a este aspecto quizá la arquitectura no estaría tal como está ahora en general.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo y si, ser Arquitecto ya no es como antes... Aunque claro, con el esfuerzo, conocimiento y experiencia todo mejora y lo demás deja importar.

    Saludos

    ResponderEliminar

 
Arquitectura para el Público © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger